6 consejos para conseguir un buen diseño editorial

Fernando Menéndez Rosas
19/2/2014 | Por Fernando Menéndez Rosas
Marketing y Comunicación

Dentro del diseño gráfico, una de las categorías más importantes es el conocido como diseño editorial, ya que precisa de tener una gran creatividad a la vez que se debe manejar con gran agudeza los programas de diseño y maquetación.

No importa el tipo de trabajo a realizar, ya sea la portada de revistas o un folleto publicitario, ya que las reglas necesarias para realizar un buen diseño gráfico son casi las mismas.

Consejos a la hora de la creación de un diseño editorial

Cuando se quiere realizar un buen diseño editorial, se deben seguir unas pautas. A continuación, le vamos a mostrar algunos consejos que le pueden ayudar a realizar un mejor diseño editorial.

1- Utiliza un solo estilo

Debes saber escoger de entre todas las tipografías disponibles aquella que más se ajuste al trabajo que quieras hacer. Otro importante aspecto relacionado con el diseño es el de ser constante a la hora de utilizar la tipografía, ya que es mejor utilizar sólo una durante el trabajo.

2- Repasa la ortografía

No hay nada más embarazoso que entregar un trabajo que contenga faltas de ortografía. Si crees que tu ortografía no es lo suficientemente buena, puedes mejorarla o pedir a alguien que te corrija tus trabajos antes de que estos sean procesados para las publicaciones. No te puedes permitir el lujo de entregar trabajos que tengan faltas de ortografía.

3- Haz bocetos de tu diseño

No debemos olvidar la gran ventaja que nos ofrece el realizar bocetos antes de empezar a trabajar en el diseño final. Hacer bocetos nos ayuda a ser más creativos y pulcros a la hora de trabajar en la maquetación de nuestro diseño editorial.

4- Utiliza una fuente pequeña

Es muy importante que no utilices el tamaño de letra que viene por omisión en tu programa de diseño, ya que aunque parezca bonito en la pantalla del ordenador, una vez que vayas a imprimir el trabajo final, las letras siempre parecen mucho más grandes de lo que son. Para evitar esto, reduce un poco el tamaño de la letra para que se ajuste a tus necesidades.

5- Imprime diversas pruebas

Como hemos dicho antes, la diferencia que existe entre el ordenador y el trabajo impreso puede ser, en muchas ocasiones, demasiado grande. Por ello deberás imprimir varios formatos diferentes hasta encontrar aquel que más te guste y se ciña a las características del trabajo que quieres hacer.

6- Investiga las necesidades de tu cliente

Es importante que siempre sigamos las directrices del cliente, aunque éstas puedan parecer un poco extrañas. El poder ofrecer a un cliente aquello que pide es lo más importante a la hora de realizar un buen diseño editorial, ya que no importa los gustos que puedas tener, sino los que el cliente tiene. Un buen diseñador sabe plasmar la idea de su cliente en un diseño editorial de alta calidad.