Sobre la importancia del diseño gráfico en la elaboración de memorias e informes anuales

Fernando Menéndez Rosas
18/3/2016 | Por Fernando Menéndez Rosas
Marketing y Comunicación

La memoria anual es una de las piezas clave de todas las empresas ya que es su presentación pública más relevante. En ellas no solo se da a conocer la información económica de la empresa, sino que muestran una imagen que simboliza su forma de hacer las cosas. Con un informe o memoria anual podemos expresar muchos conceptos: prestigio, innovación, constancia, seriedad; manteniendo la identidad corporativa de la empresa. Lo que se busca principalmente es que su formato responda a la importancia de los datos y mensajes que contiene. Por ello es importante cuidar la calidad de su diseño y realización.

A la hora de plantear la creación de la memoria de empresa o el informe anual, no basta con que tengamos una clara idea de cuál es nuestro objetivo, sino que es necesario saber plasmarlo con un diseño limpio, claro y conciso. Los números son importantes pero también lo es la forma en que se presentan, y aquí el diseño juega un papel fundamental. Reflejar orden y claridad es sinónimo de fiabilidad y garantía sobre todo para el accionista: diseños atractivos, textos corregidos y coherentes con la imagen de la empresa, diferentes atributos gráficos, etc.

Es conveniente también que los contenidos estén apoyados por un material, impresión y acabado que sea equiparable y responda a su nivel de importancia. Para ello es necesario conocer y emplear cada uno de los recursos que apoyan la realización y el diseño de la memoria: el tipo de papel (gramajes, textura, blancura, color, etc.), el formato, el canal de distribución etc.

 La fuerza de la memoria anual de una empresa radica, sobre todo en su capacidad de transmitir valores más allá de limitarse a mostrar una serie de cifras;  es sobre todo un importante soporte de comunicación corporativa  cuya influencia se extiende no solo a los accionistas de la compañía, sino a sus trabajadores, agentes sociales e instituciones públicas.

Además, es fundamental adaptarse a los nuevos soportes. Hoy en día, el universo online se ha convertido en un referente de gran relevancia mediática, ya que a través de archivos interactivos (vídeos, secuencias de diapositivas, gráficos en 3D, etc.) se puede completar la información y añadir proyección a la empresa, transmitiendo valores más allá de una fría serie de datos técnicos.

En conclusión, la memoria es el “Rey” de los documentos corporativos de una compañía, y para aprovechar al máximo su eficacia comunicativa deben dedicarse los mayores esfuerzos no solamente en la elaboración de la información financiera, sino en los aspectos de creatividad gráfica, maquetación y producción, tanto impresa como digital.