Una pequeña empresa ofrece la posibilidad de ‘apadrinar’ jamones por Internet

Fernando Menéndez Rosas
Marketing y Comunicación

Una pequeña empresa ubicada en la comarca granadina de La Alpujarra ofrece la posibilidad de 'apadrinar' jamones a través de Internet y conocer así de primera mano su proceso de curación, desde que entran en el secadero hasta que se pueden consumir.

Esta particular iniciativa, ideada por Jamones Abuxarra y disponible en la página www.jamonesdospuntocero.com, cuenta ya con cerca de un centenar de padrinos de toda España y otros puntos del mundo como Argentina, Suiza, Gran Bretaña o Italia.

'Cualquier persona podrá conocer el proceso de curación de su jamón, que dura unos 18 meses, desde que entra al secadero hasta que se convierte en gran reserva', explica a Efe María José Cara, promotora de la idea junto a su socio y marido.

Para llevar a cabo el apadrinamiento, que es un proceso gratuito y que no conlleva ningún tipo de compromiso posterior de compra, tan sólo es necesario acceder a la página web de la empresa y contar con la invitación de alguno de los padrinos actuales.

A partir de ese momento, el interesado tendrá una cartilla donde se precisa el nombre de su jamón 'ahijado', el lote y la fecha de entrada y salida, al tiempo que comienza a recibir fotografías y vídeos durante buena parte del proceso de curación a través del blog 'Diario de una jamonera'.

Dadas las limitaciones que tiene esta pequeña empresa, el número de apadrinamientos está limitado por diferentes 'campañas': la primera de ellas tuvo lugar en junio de 2010 y la segunda en febrero de este mismo año, por lo que todavía ningún 'ahijado' ha podido ser degustado por su padrino.

Pese a todo, Cara asegura que la lista de espera es 'increíble' puesto que este curioso método, que ella misma se toma 'con humor' y como 'un juego', crea una gran vinculación y fidelidad por parte de sus seguidores y además no encarece el precio final, que ronda los 75 euros.

De hecho, Jamones Abuxarra cuenta con una amplia presencia en redes sociales como Facebook o Twitter, desde donde sus seguidores pueden compartir experiencias sobre su 'amor por el jamón'.

La empresa tiene su domicilio en Trévelez, un pueblo de la Alpujarra situado en el entorno de Sierra Nevada y de apenas 800 habitantes, con una amplia tradición jamonera, lo que ha llevado a muchos a considerarlo como 'La Meca del jamón blanco'.

Fuente: www.cibersur.com